dijous, 16 d’octubre de 2008

Opinion Atrevida: "El monopolio" (Crónica III)

Buenas, este post está dedicado a continuar "El monopolio"

En este post se tratarà el siempre polémico tema de Los Empollones.

¿Qué se podría decir sobre esta especie en extinción que no sepan ya nuestros lectores? Siempre hay alguno (para su desgracia) en todo colegio español, donde con sumo placer despedician su potencial y ven como gracias a sus adorados compañeros de clase echan su futuro a perder por la ventana, cuando no su estuche (y no por voluntad propia).
Estos "humanoides" por lo general visten que da pena, presumiblemente es un código de colores que les ayuda a distinguirse entre si, pero lo que ellos nunca pensaron es que ayuda a los matones y a casi cualquiera en general a distinguirles con mayor facilidad, y por ende, a darles más ostias. Generalmente los verás llevando una camiseta completamente de un color y los pantalones de chándal del colegio/instituto en cuestión, o en ocasiones ropa "más o menos" de calle, pero es largamente sabido que nunca vestirán algo que se pueda considear "normal" o "guay". En contra de lo que todo el mundo piensa, no es necesario que lleven gafas, aunque si las llevan que a nadie le quepa duda de que serán algo así como dos culos de vaso unidos por un alambrito que casi no se aguanta de los pelotazos y ostias que se han llevado.

No hace falta decirlo, pero es su rutina sacar dieces en la mayoria de sus exámenes, anuque los considerados "medio-empollones" (aquella sub-especie, que aun siendo ligeramente (o no tan ligeramente) marginada, es aceptada dentro de según que grupos de la comunidad) suelen sacar notas ligeramente más bajas. También es exclusiva rutina de los empollones que sus profesores los adoren, y que al recibir la grata cualificación, sus exámenes "se pierdan" en la mochila de algún compañero, junto con alguna ración extra de ostias motivadas por la envidia/aburrimiento del matón de turno.

A la hora del patio (ver "La gente y el patio (Crónica I)), no cabe la menor duda de en que grupo van a estar, y será una desgracia suerte para ellos verse a si mismos integrados en el grupo de los matones, cuando les vienen a buscar y se los llevan a los lavabos a petarles el **** a su aula para que puedan hacer los deberes con tranqulidad. Sigue siendo desconocido el porqué más del 75% algunos de ellos nunca vuelven...

Y en esta línea los lectores podrán comprobar (con cierta desilusión, espero) como termina el post de hoy. Solo creo conveniente añadir un dato más: los empollones, a la contra de lo que se cree, y excepto casos muy especiales y clasificados como "irreversibles", tienen vida social, pueden ser buenas personas y sobre todo no les gusta que les incluya de foma casi automática en ese maldito estereotípo de "empollones". Si se ve que un empollon es marginado, en el 99% de los casos es por pura envidia de los compañeros de clase. Estos individuos suelen molestarse al ver que el empllon de turno no les deja los deberes/apuntes/explicaciones del dia, pero lo que cuya mente no puede llegar a comprender es que no le debe hacer mucha gracia que un palurdo compañero de clase le venga con una misteriosa sonrisa de oreja a oreja, y a la voz de "¡oye tu!" (sin saber su nombre) le piden los deberes que se ha esforzado en hacer en casa, y por los cuales se ha perdido una de sus actividades de ocio. Cabe comprender que no es obligación del empollón darle dichos deberes al compañero de clase, aunque por lo visto queda tiempo por delante hasta que alguien comprenda eso.

Saludos.

"Los blogs se parecen a sus amos" Opinion Atrevida.